El Veintiuno: La costumbre de lo extraordinario

Cuando lo extraordinario parece convertirse en costumbre la gente tiende a normalizarlo, banalizarlo incluso. Pasa, por ejemplo, con Rafa Nadal y sus Roland Garros y lo mismo ocurre con sus rivales Djokovic y Federer en el mundo del tenis. Han hecho tanta costumbre de sus méritos extraordinarios que la gente, en este momento, no se dará verdadera cuenta de lo que han supuesto hasta que no estén. Pues algo parecido ocurre y ocurrirá con El Veintiuno. Siete años, de los últimos ocho, viene apareciendo entre las cinco mejores salas de conciertos de España según las votaciones del exigente público de Rockdelux. Los tres últimos años (2019, 2018, 2017) se ha «colado» quinta, después del cuarto lugar de 2012, del octavo en 2013, el segundo en 2014 y del quinto en 2016. Y el mérito es que El Veintiuno compite contra los nadales, djokovics y federers de este campo musical. Contra las salas de los dos polos urbanos más importantes del país como son Madrid y Barcelona. Aparece como la única sala de provincias de España dentro de estos dos grandes núcleos urbanos y, quizá, con más mérito siendo de una tierra tan bonita pero tan difícil como Aragón, una comunidad epítome de la España vaciada. Haciéndolo desde una pequeña ciudad de provincias como Huesca que ya suele tener muy complicado competir con la vecina Zaragoza.

El Veintiuno lucha en esa desigual batalla en base a la calidad junto con el cuidado y amor a lo básico (la música y el público), consiguiendo de nuevo lo extraordinario. Porque extraordinario era aparecer ya una vez pero casi más ha sido poder seguir manteniéndose todos estos años, casi como costumbre, entre tan prestigioso y poderoso club de salas. Su aparición vuelve ser de nuevo un enorme escaparate para la ciudad y la provincia de Huesca, casi al estilo de lo que una Estrella Michelín puede hacer, ayudando a dar una magnífica promoción para la ciudad y la provincia.

Esto no se consigue acomodándote sino con un trabajo constante de superación por parte del equipo de la sala El Veintiuno para atraer la mejor programación posible, algo que en 2019 se ha traducido en que nombres como Anni B. Sweet, Mucho, La Frontera, Depedro, The Secret Society, Joe Crepúsculo, The New Raemon junto con Paula Bonet, Carmen Boza o Morgan, quienes, entre otros y otras, han tocado en la sala durante este pasado 2019. De hecho, el no acomodarse, ha hecho que la sala afronte este 2020 una nueva transformación y reto con su conversión en «Etiqueta negra», priorizando la programación de sala o los eventos musicales por el territorio aragonés como los que ya organizó en 2019 (Aragón Sonoro Festival o el festival de Veruela).

Esta mención vuelve a ser un gran reconocimiento para la sala y para seguir trabajando para su principal motor, el público. Un público fiel, convertido en una gran familia que cada día aumenta más, porque quién viene por primera vez queda enamorado de la especial atmósfera social de la sala. Y esto no para, entre los próximos conciertos que se podrán disfrutar, están los de Sinsinati (12 de marzo), Second (21 de marzo), Travis Birds (28 de marzo), La Guardia (3 de abril), Veintiuno (18 de abril), Tennessee (16 de mayo) y Rupatrupa (23 de mayo). ¿Te los vas a perder?